Co-Responsabilidad

La Co-Responsabilidad, como una Forma de Vida

En 1992 su Carta Pastoral sobre la Co-Responsabilidad: "La Co-Responsabilidad, una respuesta de discípulos”, los obispos de EE.UU. definieron la Co-Responsabilidad cristiana de la siguiente manera:

"Uno que recibe los regalos de Dios con gratitud, valora y les usa de forma responsable, los comparte en justicia y amor con otras personas, y los vuelve ya incrementados al Señor.”

Como la definición implica, la generosidad es una forma de vida. Se nos desafía a ser discípulos caritativos mediante el uso de nuestros dones en el servicio a Dios y a los demás. Para ser un buen administrador se requiere un disciplinado estilo de vida y una actitud de gratitud.

Hoy en nuestra sociedad, el individualismo, el materialismo, los excesos se comunican a través de los medios de comunicación y nuestra cultura. Prometen mucho, pero no entregan nada de valor duradero. Nuestro anhelo de más y mejor puede llevarnos fuera de la verdadera y eterna felicidad, que sólo se encuentra en la gracia de hacer la voluntad de Dios en la tierra. Una vez que reconocemos con nuestras mentes y conocer con todo nuestro corazón lo que Dios nos ha dado, deseamos devolver una agradecida porción. Proclamamos nuestra gratitud canalizando más de nuestros recursos y energía personal para hacer su voluntad.

"Venga tu reino, Hágase tu voluntad,……". Una vez que escucho en oración las necesidades de nuestra iglesia, nuestras familias y nuestras comunidades, estamos llamados a responder, sirviendo dónde y cómo podamos en el Nombre de Cristo, con nuestro tiempo, talento and tesoro.

La Co-Responsabilidad es una respuesta de vida a nuestra fe

se trata de una expresión necesaria de lo que decimos y creemos.