Tesoro

Regalo del Tesoro

La necesidad cristiana de compartir nuestros dones de tesoro puede ilustrarse mejor con la conocida parábola de los talentos, Mateo 25: 14-30, habla de un hombre que se prepara para viajar a un país lejano. Antes de partir, le da talentos, o dinero, a sus sirvientes.

El primer servidor recibe cinco talentos y trabaja para producir cinco más. El segundo servidor recibe dos talentos y duplica su valor también.

Pero el tercer servidor, que recibe un talento, lo entierra.

Cuando el maestro regresa, elogia al primer y segundo servidores, pero él toma el talento del tercer servidor porque el servidor no era un buen administrador del dinero, ya que no había hecho nada para aumentar su valor.

La lección de la parábola de los talentos es que debemos hacer un buen uso de los dones materiales que Dios nos ha dado. Ser menos que frugal con nuestros bienes materiales es un pecado. No hacer nada con ellos es igual de malo.

Cuando aprovechamos al máximo las posesiones materiales, la Sagrada Escritura señala dos formas en que podemos mostrar nuestra gratitud a Dios por sus dones.

Primero, porque Dios es el Dador, algún porcentaje de lo que se recibe debe devolverse a Él como un acto de gratitud. (Se esperaba que la gente del Antiguo Testamento diera un diezmo del 10 por ciento. Esta práctica se menciona 39 veces en el Antiguo Testamento y 11 veces en el Nuevo Testamento, así que sabemos que es la voluntad de Dios que la práctica continúe).

En segundo lugar, debería compartir parte de nuestro dinero y bienes materiales con los necesitados en nuestra familia, comunidad, diócesis y mundo. (Cor. 9: 1-15)

"Es dando que recibimos".

San Francisco de Asís